POR AUGUSTO CLASH / FOTOS: JULIETA FEDERICO (BS AS DO THE SKA)

Cuando te invitan a una fiesta en la que el centro de la escena lo ocupará un amigo muy querido, ni se te ocurre faltar o tomar otro compromiso porque tenés la seguridad de que el buen momento está garantizado. Encontrarás otros amigos, gente que comparte muchos de tus gustos, buena música. Sólo resta que llegue el día y disfrutar. Los amantes de la música jamaiquina percibíamos que la fiesta iba a estar en la noche del barrio de Flores este Sábado 7 de Junio. Pero tal vez no imaginamos las dimensiones del acontecimiento.

Derrick Harriott, uno de los más prolíficos artistas de Jamaica es una leyenda viviente y creador de varias de las principales composiciones de ska y rocksteady –que no pueden faltar en ninguna compilación seria sobre estos géneros- se presentaba por primera vez en Argentina ¿Quién lo hubiera soñado alguna vez? Hace algunos años hubiera parecido una locura. Los Aggrotones lo soñaron y lo transformaron en realidad. Cuando Santi Palazzo -un anfitrión realmente a la altura de este evento-  describió esta visita como un hito en la historia de la música jamaiquina en Argentina, hizo la definición exacta.

Además de Selector Lucho, fueron generando el clima con sus vinilos, musicalizando muy buenos momentos, la selectora Dulce & Dandy (desde Paraguay) y Dinamita Sound System (desde Montevideo, Uruguay).

Sobre el escenario los encargados de romper el hielo y comenzar la fiesta en vivo fueron los locales Yataians, banda que hace rato dejó de ser promesa. Con un show cálido y prolijo como acostumbran hacer, justificaron por demás la decisión de llegar temprano de quienes estaban ansiosos y no aguantaban esperar.

Luego fue el turno de Staya Staya, una banda que despliega tanta pasión y alegría que hay que tomarlos realmente en serio. Cuando The Specials comenzaban en plena oleada punk bajo el nombre de The Coventry Automatics tenían una energía que me recuerda a la de estos chicos. La reacción que les devuelve el público tiene la misma potencia: nadie para de bailar, agitar y acompañar coreando sus temas. Los puntos más fuertes me parece que están en sus temas más “souleados” que en esta ocasión contaron con el aporte de un espontáneo “dancer” que subió en varias ocasiones al escenario y cosechó una lluvia de aplausos. Una buena banda en un muy buen momento.

 

Para seguir calentando el escenario, Petty (DJ y cantante de Riddim, una de las mejores voces del reggae local) nos regaló dos hermosas versiones de clasicazos de Dennis Brown, “No man is an island” y “Should I”. El público más que agradecido. Así son este tipo de fiestas ¡¡Los anfitriones nos hacen regalos a los invitados!!

A la hora señalada, Rude boys, mods, skins, rastas, punks, público en general, todos los invitados de la fiesta con los ojos clavados en el escenario. De pronto, allí están Los Aggrotones acompañados por Los Hamptons. Suenan las primeras notas de “Message from a Black man”, una verdadera declaración de principios (“No importa cuánto se esfuercen, no podrán detenerme ahora” (…) “por mi color, lucho por ser libre. Palos y piedras pueden romper mis huesos, pero al final ya verás mi amigo”). Qué mejor comienzo para describir una época de oro de la música negra (aquellos últimos ´60 de Soul en Estados Unidos y Rocksteady en Jamaica) y la carrera de este artista enorme ¡¡Derrick Harriott cabalgando el carruaje de las raíces del reggae sobre Buenos Aires!!

Le siguió el alegre himno ska “Monkey Ska”, y ya nadie pudo dejar de “mover la patita”. Y después una catarata de hits, tanto para aquellos que ya conocían la carrera de Derrick como para quienes no: cada tema era la explicación de que estaba frente a nuestros ojos un artista que dejó una huella imborrable en la música de este planeta, comparable a cualquiera de los mejores exponentes del Soul, pero desde Jamaica.

 

Se sucedieron “Over the river”, “Do the Jerk”, “Born to love you”, “Oops… I Love you” (gran tema del último disco de Los Aggrotones  que compusieron en colaboración con Harriott), “Been so long”, “The Loser”, “Do I Worry” (ese sólo tema ya merece ubicar a su creador en el Olimpo de los mejores), “Walk the streets”, “Stop that train”, “Standing in”, “Solomon”, varios de ellos en un medley (o popurrí como se dice popularmente en Argentina o “enganchado” como dicen los vendedores de los trenes) que no nos daba respiro ante tal emoción. Luego de un primer bis, hubo un último tema realmente a pedido del público que no quería que esa noche de fiesta se terminara nunca. A pesar del cansancio, Derrick no nos falló y  se despidió con “John Jones” (si la memoria y la emoción del momento no me juegan una mala pasada).

Este show demoledor fue dirigido por un músico gigante que resalta aún más por su humildad y cortesía. Se dirigió varias veces al público, para festejar los saludos y cantitos (el futbolero “que de la mano de Derrick Harriott todos la vuelta vamos a dar” le arrancó muchas sonrisas) y sobre todo para elogiar a sus amigos Los Aggrotones y Los Hamptons, así como a los vientos y la primer guitarra a cargo de Hernix .

Justamente, estas formaciones merecen un párrafo aparte. Los Aggrotones son músicos muy jóvenes que conocen mucho la historia de la música jamaiquina, que fueron puliendo su sonido en pocos años hasta llegar a un nivel de calidad internacional, que se nota que estudian y aman esta música y este sonido, y lo ejecutan a la perfección, con su sello particular. Su disco “10 reggae shots” (editado en vinilo y ahora en CD) está entre las mejores producciones nacionales del género en los últimos años. No casualmente grandes figuras como Pat Kelly, Freddie Notes y el propio Derrick han colaborado con ellos. En cuanto a Los Hamptons, son un trío de voces (modalidad muy característica del rocksteady) único en nuestro país; si alguna vez escuchaste a The Melodians (para poner algún ejemplo), cuesta creer que a estos pibes los podés encontrar comiendo una porción de muzzarella en la barra de alguna pizzería porteña. Es admirable lo de este trío, realmente un placer escucharlos.

La producción de las bandas nacionales es cada vez mejor y más profesional (a las ya mencionadas se puede agregar a The Crabs Corporation, Satélite Kingston, Ska Beat City… y tantísimas bandas más, que merecerían mayor atención y masividad) y es indudable que visitas de la talla de Derrick Harriott nutren tanto a músicos como al público. Por eso fue una fecha histórica en “la Reina del Plata”.

Parece que hubo “amor a primera vista” porque Derrick postergó su regreso un par de días para disfrutar un poco más de Buenos Aires. ¡¡Como si nos estuviera diciendo “Oops… I love you”!! Pues nosotros también y esperamos una nueva fiesta en cuanto sea posible.

6 Comentarios

  1. Hola, muy buena la nota, pero vale aclarar, que en la parte de musicalización, no fue selector Lucho quien deleitó al público 100% vinilo, si no que estuvo a cargo de la selectora Dulce & Dandy (desde Paraguay) y Dinamita Sound System (desde Montevideo, Uruguay). Saludos y Reggae!

  2. Hola, muy buena la nota, nos traslada a esa magnífica e inolvidable noche con lujo de detalles. Qué bueno saber que fue colectivo ese sentimiento de felicidad difícil de imaginar, por más que todos estábamos esperando con mucha ansiedad esta fecha. La única sugerencia o acotación que tendría para hacer en esta nota, es en la parte de musicalización del evento. Si bien “Selector Lucho” estuvo a cargo de esto (y muchas otras cosas en la fiesta, andaba de acá para allá resolviendo todo el tiempo), no estuvo en sus manos la selección musical en vinilo, los selectores de la noche fueron “Dinamita Sound System” (quien suscribe) desde Montevideo, Uruguay y “Dulce y Dandy” (María Paz) desde Asunción, Paraguay. Creo que está bueno hacer esta aclaración ya que los selectores (coleccionistas y promotores de estos ritmos en nuestras tierras) nos trasladamos hasta Bs.As. sencillamente por la pasión por ésta música y gran admiración hacia este célebre artista, sin exigir ningún tipo de remuneración a cambio. Es tan solo una muestra más de cómo la música trasciende todo tipo de fronteras y es sinónimo de unidad y sentimientos compartidos. Fue sin duda una fecha memorable, inolvidabe para todos los que tuvimos la dicha de estar ahí. Muchas gracias. Salud & Reggae. Dinamita Sound System.

  3. Saludos a la parroquia argentina! Que envidia! ustedes han podido gozar de un show del gran Derrick Harriott, yo lo conocí en Kingston pero no lo pude saborear en directo.
    En Sound System FM conocemos algo la escena argentina gracias a las crónicas de Papo Irie en Frente Arawak, pero estamos deseosos de conocer mejor ese enorme potencial que ustedes tienen ahí.
    Un abrazo grande a todos y un big up! grande grande para el hermano Santi Palazzo desde Barcelona y la crew de Sound System FM!!!

    • Querido Dr Decker, leer sus palabras nos llena de alegría y sano orgullo. Los eternamente agradecidos somos nosotros por poder compartir con nuestra audiencia el programa latino dedicado al folklore jamaiquino más antiguo y en actividad. Todo el respeto y admiración por estos primeros 25 años. Larga vida Sound System FM!!
      Crew ldd.

  4. Hola Dinamita Sound System!! Te pido mil disculpas por haber omitido el gran aporte que hiciste en esta fiesta inolvidable y la confusión que tuve mencionando a Lucho… A vos y a todos quienes no mencioné, mil disculpas, no tengo todavía la experiencia suficiente y se me escaparon unas cuantas cosas en la crónica… Entiendo el esfuerzo que significa venir desde lejos a hacer un aporte desinteresado como el que hiciste, espero que pronto nos crucemos en alguna otra fiesta.

    Te mando un gran abrazo!

    Augusto Clash

Dejar respuesta